Estado de los neumáticos: ¿Están tus neumáticos preparados para el frío del otoño?

estado neumaticos

Estado de los neumáticos: ¿Están tus neumáticos preparados para el frío del otoño?

estado neumaticos

Ahora que se acerca el otoño, debemos asegurarnos de que el estado de los neumáticos de nuestro vehículo sea el idóneo, por ello hoy en PF Seguridad Vial, te contamos todos lo que necesitas saber para conocer si el estado de los neumáticos está preparado para el frío del otoño.

Este próximo fin de semana entrará en vigor el nuevo horario de invierno, por lo que habrá un cambio considerable en las horas y condiciones de luz que nos encontraremos en las carreteras. Con la llegada del otoño, las temperaturas comenzarán a descender y empezarán a aparecer de forma habitual fenómenos climatológicos como las lluvias.

Cada estación tiene unas características distintas y es necesario poner atención en los detalles, en especial cuando no encontramos con estaciones que traen cambios meteorológicos. Estos fenómenos suponen un riesgo para la conducción ya que, por ejemplo, disminuyen la adherencia de los neumáticos en el asfalto, por lo que debemos asegurarnos de que el estado de los neumáticos es el adecuado.

El estado de los neumáticos es una pieza fundamental de nuestros vehículos, ya que es el punto de contacto que mantiene unido el vehículo a la carretera, por ello debemos pretender tener en buen estado los neumáticos para prevenir posibles accidentes.

Conoce el estado de tus neumáticos

Un modo muy útil de prevenir averías o accidentes es llevando a cabo un cierto mantenimiento del vehículo, prestando atención a las recomendaciones del fabricante. Es importante revisar los puntos vitales del vehículo: el estado de los neumáticos, de los líquidos básicos, el motor…

Debemos tener en cuenta que para enfrentarnos al otoño e invierno deberemos optar por una presión de las ruedas del vehículo no muy elevada, ya que esto haría que el estado de los neumáticos comenzase a acortar su vida útil, ya que comenzarían a desgastarse antes y aumentaría el consumo de gasolina. Lo más recomendable para favorecer a un buen estado de los neumáticos es poner la presión que indica el fabricante.

Mal estado de los neumáticos

estado neumaticos

El estado de los neumáticos también depende mucho de la profundidad de la banda de rodadura. Esta profundidad debe ser superior a 1,6 milímetros para garantizar la adherencia del neumático, aunque en invierno debe aumentarse a 3 milímetros para mejorar el drenaje del agua y optimizar la adherencia y el frenado sobre el asfalto mojado.

Cuando el volante vibra puede significar que el estado de los neumáticos no es el correcto y que están mal equilibrados, por lo que no estarán funcionando de forma correcta y podrían provocar un accidente ante tramos mojados o zonas húmedas en la calzada.

Una suspensión dañada o desgastada puede provocar un mal estado de los neumáticos y desalineados. No es algo perceptible a simple vista, pero podemos apreciarlo si la banda de rodadura de los neumáticos está mas desgastada. Este problema puede incurrir en un incorrecto agarre de los neumáticos, ya que es imprescindible un buen estado de los neumáticos para el buen funcionamiento de las ruedas.

Debemos revisar el estado de los neumáticos por si encontrásemos grietas, bultos o cortes en los laterales del neumático, por lo que deberíamos cambiarlos de inmediato. No solo deberemos cambiar la rueda en mal estado, tendremos que cambiar los neumáticos del mismo eje.

Por último, tendremos que fijarnos en un pequeño elemento que forma parte de las ruedas y del mantenimiento del estado de los neumáticos. El funcionamiento de las válvulas es el de mantener la hermeticidad de los neumáticos y mantener la presión del aire.

Estos elementos sufren un gran esfuerzo durante su vida útil, por lo que ante la duda de un mal funcionamiento de la válvula, debemos sustituirla. No debemos olvidarnos del tapón de la válvula, que la protege del polvo y la suciedad, prolongando un buen estado del neumático y su vida útil.

El estado de los neumáticos frente al aquaplaning

En pocos días comenzará a aumentar la humedad y las temperaturas caerán varios grados, y la lluvia empeorará las condiciones de la calzada, por lo que conviene tomar precauciones.

En otoño es cuando más posibilidades tenemos de sufrir aquaplaning ya que son lluvias cortas pero intensas. Si el estado de los neumáticos no es el correcto, podríamos sufrir un accidente. Y ya no solo es el estado de los neumáticos sino también nuestra conducción.

Un estado desgastado de los neumáticos, un frenazo brusco, o conducir por una carretera en mal estado puede provocar una perdida de tracción y del control del vehículo. Para prevenir esto, deberemos adaptar nuestra conducción a las condiciones de la vía y verificando el estado de los neumáticos, la presión, el dibujo… Un correcto estado del dibujo del neumático permitirá evacuar el agua y la nieve.

Estado de neumáticos de invierno

estado neumaticos

Suele pensarse que lo neumáticos de invierno solo están diseñados para circular en condiciones de nieve extrema, pero realmente son neumáticos hechos para circular con frío. Esto es debido a que su rendimiento es mejor sobre cualquier superficie cuya temperatura sea cercana a los 0 grados.

El caucho utilizado en los neumáticos de invierno adquiere su máxima utilidad ante temperaturas frías, y el diseño de la banda de rodadura presenta unos surcos profundos para obtener la mayor tracción sobre nieve.

La característica que diferencia a estos neumáticos es su resistencia a las bajas temperaturas. Su composición a base de caucho y sílice hace del estado de estos neumáticos destacar entre otros. Por su concepción, el caucho de los neumáticos tiene a endurecerse y perder agarre, y sometido a temperaturas muy bajas y un uso intensivo, el estado de los neumáticos empeora, perdiendo agarre, agrietándose y perdiendo banda de rodadura.

En el caso de los neumáticos de invierno, la mezcla de goma utilizada en su fabricación hace que el caucho sea más flexible, por lo que los neumáticos son capaces de resistir un mayor desgaste y no perder el estado del neumático y mantener sus propiedades ante temperaturas bajas.

Las características de estos, hacen que el estado de los neumáticos sean más resistentes en invierno, traduciéndose en un mayor agarre y mejorando el frenado. Este tipo de neumáticos consigue reducir la distancia de frenado en comparación con otros neumáticos.

Consejos para conducir en otoño

Algunos otros aspectos que debemos tener en cuenta para este próximo otoño son:

  • Estado de los neumáticos: como ya comentábamos a lo largo de este artículo, la revisión del estado de los neumáticos es un factor fundamental, ya que debemos revisar que su estado esté en unas condiciones óptimas para obtener el mejor resultado en carretera y así poder prevenir averías y accidentes innecesarios.
  • Informarte del parte meteorológico: antes de salir de casa debemos tener en cuenta el pronóstico con el que nos vamos a encontrar en la carretera, ya que así podremos estar preparados para afrontar las posibles condiciones meteorológicas adversas, y sobre todo, es recomendable aplazar la salida hasta que desaparezcan.
  • Comprobar el estado de los líquidos: es muy recomendable mantener una vigilancia de los niveles de aceite y líquido refrigerante, limpiaparabrisas y de frenos. En la actualidad, los coches modernos tienen la posibilidad de comprobar estos niveles desde el panel de control incorporado en el vehículo.
  • Revisar las luces: una de las comprobaciones que debemos realizar es la relacionada con las luces, ya que con el cambio de hora, tenemos más horas de conducción nocturna, y es uno de los factores determinantes ante un posible accidente.
  • Precaución con las hojas: encontrarse con hojas en la carretera cuando conducimos en otoño puede resultar muy peligroso, ya que podemos perder la adherencia y tener un efecto similar al del aquaplaning. Si tenemos que pasar un tramo con hojas, deberíamos reducir la velocidad y cruzarlo con especial atención ya que podrían provocar que los neumáticos no se adhirieran correctamente a la carretera.
  • Tener recambios: la normativa exige que los vehículos cuenten con un conjunto de accesorios, repuestos y herramientas, siendo estos: rueda de repuesto o kit repara-pinchazos y herramientas para su instalación, chaleco reflectante de alta visibilidad homologado y dos triángulos homologados de señalización de peligro.
Índice

¡Oferta especial sólo en nuestra web!

Resérvalo ahora y obtén un

10% de descuento.